top of page
Buscar
  • Foto del escritorhonorioalvarez

Conoce a tú enemigo: Sesgos cognitivos.

Actualizado: 7 nov 2019

Sesgos cognitivos son una trampa de la mente; es un fallo que vivimos todos los humanos, Dejamos claro que no expresa nuestro razonamiento lógico, es una visión distorsionada de la realidad; muchos de nosotros pensamos que somos racionales, pero generalmente un 70% del tiempo NO somos lógicos. El sesgo cognitivo es un efecto que desvía el procesamiento mental del camino de la lógica. Cuando no somos conscientes de ello, nos creemos que estamos pensando de manera perfectamente racional; funciona como una especie de atajo mental que nos permite llegar a conclusiones rápidas, en la que se pueden tomar decisiones sin datos reales; sin ser precisos, y lo peor es creer que tenemos las variables en control.


Veamos estos sesgos como una lista de explicaciones que nos inventamos o usamos para justificar nuestras propias conductas que son basadas desde nuestros deseos, gustos, ganas, temores, fantasías, experiencias y preferencias. Ahí es donde nosotros mismos nos ponemos en peligro, ya que tomamos decisiones futuras en base a nuestro propio sesgo sin tomar en cuenta la realidad, datos y señales del presente; apartamos y desechamos oportunidades porque no nos encajan en nuestro modelo de pensamiento.


Las organizaciones que logran tomar decisiones separando el sesgo cognitivo tienen un pensamiento más ambidiestro y logran transformarse más fácilmente. Estas son más exitosas, crecen, son más rentables e innovan más que sus competidores.


Este enemigo interno, nos puede bloquear o postergar acciones lógicas. cuando luego las emprendemos son más difíciles, costosas o imposibles de desarrollar.

Este enemigo silencioso nos daña y nos aleja de ser lógicos o seres racionales para la toma de decisiones. Las psicólogas Susan T. Fiske & Shelley E. Taylor dicen que los humanos somos: “Tacaños cognitivos, por que preferimos gastar la menor cantidad de razonamientos posibles”. El sesgo cognitivo existe desde distintas formas, a veces son complejas de percibir y entender. Todos analizamos la información mediante atajos con motivaciones emocionales, culturales, morales,​ y bajo influencia social. (Heurística: ver vídeo al final de este artículo ).​

Es importante que comience su proceso de auto observación personal. Busque revalidar el propósito de su organización, (si ya lo hizo, revíselo de nuevo). Analice, filtrando el sesgo cognitivo en la toma de decisiones.

Estos sesgos no siempre son necesariamente malos, nos ayudan a tomar acciones en entornos desafiantes, cuando emprendes o haces hipótesis; es imposible evaluar sistemáticamente todas nuestras acciones o decisiones. Pero, cuando ya sabes que necesitas transformarte, o las variables que conoces cambian constantemente, es muy necesario conocernos a nosotros mismos, debemos apreciar nuestra capacidad de procesamiento de los datos, auto valorarlos para no paralizarnos o caer en trampas mentales; en estos casos de cambio siempre es necesaria y útil una tercera visión independiente.


Los principales sesgos cognitivos que sufrimos las personas junto a las organizaciones son:


- Sesgo de compromiso: muy presente en las directivas de las organizaciones, porque tendemos a comprometernos fijamente con una idea si le hemos invertido tiempo, dinero y esfuerzo. Aunque, en el fondo sepamos que los resultados no puedan ser los más acertados. Nos da miedo la ilusión de perder lo que hemos invertido; esta situación es una de las más peligrosas a considerar ya que casi siempre se generan malos resultados por ignorar nuevos datos o puntos de vista. Este sesgo se une al sentimiento de evitar la pérdida, y usualmente nos resistimos y nos justificamos para no tener ese sentimiento.


- Influencia social o efecto de arrastre: consiste en sostener una opinión, idea, creencia o preferencia, sólo porque en el entorno donde te manejas también lo piensa. Es el que nos ancla al siempre se hizo así de las organizaciones, o en el pasado funcionó, y es el mayor responsable de que las organizaciones no avancen o se estanquen en su propio pasado. Un ejemplo; donde se aprovecha positivamente este sesgo, es el de los publicitas o vendedores que le sacan provecho a la moda o nuevas tendencias para vender. En otro sentido también usado como un argumento ad populum; cuando en un restaurante te indican que consuma este plato por ser el más vendido.

- Sesgo de autoservicio: Es cuando las personas tienden a interpretar como beneficios para sus propósitos la información ambigua, es una tendencia que tiende a exigir mayor responsabilidad para los éxitos que por los fracasos.


- La moral, es un sesgo de confirmación, ya que buscamos en nuestras creencias y pensamos que es una razón de peso. El hecho de crecer en una cultura particular nos da una interpretación de la verdad, y por ende una visión de la realidad que no es lógica para terceras personas. Este prejuicio nos lleva a tomar decisiones sin tener una experiencia propia.


- Las emociones: tenemos personas emocionales y/o intelectuales, sin percatarnos nos acoplamos a creencias porque tienen un valor sentimental para nosotros, o simplemente cuando buscamos pertenecer en nuestro grupo social. Consideremos que en el budismo pensamiento y emoción es lo mismo; pero, en nuestra cultura estamos propensos a ser llevados por la emoción, y por eso comentemos más errores a la hora de pensar, razonar y actuar.


- Efecto forer o Barnum. Es cuando juzgamos como válido un discurso como cierto porque solo tomamos en consideración aquellas partes del tema que nos aplican; se usan en los horóscopos, dan tanta información que muchos dan por válido todo lo que dice.


Concluimos que nuestra mente es principalmente heurística (crea estrategias que guían el descubrimiento), nuestro cerebro toma decisiones sin tener toda la información. Esta condición heurística nos es muy útil, te persigue un depredador; en ese caso, no esperas los datos para decidir dónde ir, es más seguro mejor correr y trazar la estrategia mientras haces la ruta, en este caso es más seguro accionar a no hacer nada. Otro ejemplo de nuestra mente heurística: mi abuelo vivió 95 años y era un gran fumador; y por eso nosotros nos animamos a fumar, pero piense que la muestra es muy pequeña y la ciencia nos indica que ese ejemplo aislado no puede ser tomada en cuenta. (Se adjunta al final del artículo un excelente vídeo: los atajos de tu mente heurística)




Gracias !!!






253 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page