top of page
Buscar
  • Foto del escritorhonorioalvarez

Lograr objetivos - Otra mirada.

Albert Einstein dijo: “Los problemas no pueden ser resueltos en el mismo nivel de pensamiento en el que surgieron”

Eventualmente nos trazamos objetivos y no llegamos a realizarles, a veces hasta nos frustramos desviándonos diametralmente del lugar donde queremos estar. Cuando ello ocurre es cuando tenemos que observarnos, replantearnos cómo estamos viendo las cosas, que mirada le damos, cuanto juzgamos, cuanto de nuestro propio pasado está presente, como nuestras creencias y valores influyen en aquello que observamos o que hacemos; no solo en nosotros también al juzgarlo en el comportamiento de otros.


Es cuando debemos empezar a actuar sobre nuestros propios paradigmas y sobre los modelos mentales que tenemos, abrir nuestra percepción y desarrollar nuevas posibilidades, busquemos evaluar de forma periódica el avance del resultado que esperábamos o teníamos trazado.

Ampliar nuestra mirada no es más que ver dentro de nosotros y dar una segunda observación a los hechos que nos acontecen. En los modelos más estudiados se diferencian dos tipos de aprendizajes: de primer y de segundo orden.


1) Aprendizaje de Primer orden:

Se vive en nuestra actividad diaria, incluyendo lo que hacemos para producir más eficazmente. Es nuestro actuar diario, el que hacemos casi de forma innata o inconsciente; es cuando aprendemos para mejorar nuestras acciones, manteniéndonos firmes en nuestras creencias. Siempre constante en el tipo de observador que hemos sido. En este tipo de aprendizaje es cierto que modificamos nuestras acciones para alcanzar el resultado deseado, incluso hasta logramos cambios; pero siempre haciéndolos desde las mismas creencias, experiencias, y propios paradigmas.


En el primer orden nuestras experiencias muchas veces nos limitan y enceguecen. Estas creencias que se encuentran dentro de nuestro ser son los principios básicos sobre los que rígidamente actuamos como si fueran la única verdad. Son esos pensamientos e ideas que vivimos como certezas las que no nos permiten avanzar.


Ejemplo: Incorporar lecturas, cursos, o escuchar charlas para mejorar nuestro trabajo diario.


Si después de ajustar nuestras conductas, o acciones no logramos el resultado que nos propusimos, es cuando estamos llamados a el aprendizaje de segundo orden.


2) Aprendizaje de Segundo Orden:

Sé, que es muy profundo, pero pongamos un “Dron Interno a nuestro cerebro ” para vernos más internamente, para que valoremos nuestras acciones y nuestra capacidades, centrándonos en poder transformar nuestras miradas y el observador que hasta ahora hemos sido.


Es cuando empezamos a ver nuevos esquemas más profundos que se generan nuevas realidades y resultados diferenciales. Si nos implicamos y comprometemos podremos transformar de forma positiva nuestra forma particular de ser.


Sí logramos identificar qué tipo de observador estamos siendo, el descubrimiento nos sorprende con esa una nueva segunda mirada. Insisto: cambiar aprender en segundo nivel implica cambiar a nuestro “Dron Interno” para observar nuestro entorno y vernos a nosotros desde otro lugar.


Ejemplo:

• Si un objetivo es motivar a un grupo de trabajadores y yo (Mi observador 1 ) cree que los motiva es el dinero (basado en mis propios paradigmas), la acción será aumentar su sueldo. Sí los trabajadores se motivan, podemos decir que efectivamente logramos un aprendizaje de primer orden, porque cambiamos la acción (aumentar el sueldo) y ello condujo a que cambió el resultado (motivación).

Pero si no logramos nuestro objetivo, tenemos que pensar en un nuevo observador para lograr un aprendizaje de 2do orden. Para lograrlo debemos empatizar con la motivación de los trabajadores; pensar que puede ser importante para ellos, diferenciar la motivación para mí y contrastarla con la de ellos, ¿Qué es lo que crea la NO motivación en ellos?. Ejecutar y accionar en este nuevo pensamiento nos lleva a otro nivel, y ese cambio en nuestra nueva acción generará un aprendizaje más profundo de 2do orden.


En resumen La Otra Mirada es la del buen observador. Observar desde el "Dron interno" es la acción de examinar atentamente sin el filtro de prejuicios, valores y creencias. Prestando mucha atención a cada evento, de esa forma somos mas humildes y nos abrimos a mayores posibilidades, puntos de vistas y ampliamos nuestros horizontes sin arrogancia, ego y generando mejor entendimiento, comunicación y por supuesto resultados.


Para muchas personas es complejo esta segunda mirada, para algunos es natural y para otros es casi imposible tener una mirada objetiva sin personalizar su interpretación. Si lo trasladamos a las organizaciones pasa igual, por eso es necesario una segunda visión para confirmar que observador somos y como interpretamos los hechos.


----------------------------


88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page